El antes y el después de acometer una obra. La evolución de la misma.

 

Cálculo de volúmenes en superficies en las que el uso de métodos tradicionales requiere de grandes inversiones de tiempo por no se poder entrar a pie. La seguridad del Topógrafo está garantizada.

 

No hay necesidad de tomar puntos de acopio de material y por lo tanto se minimiza el riesgo de accidentes humanos no previstos.

 

Modelos de elevación digital del terreno basados en millones de puntos. Mucho más allá de únicamente los cientos de puntos que puede conseguir el topógrafo con los medios convencionales.

 

Mosaicos 3D, curvas de nivel, ajustes con puntos de control y detalles topográficos en lugares de difícil acceso.

 

Ahorro de costes frente al uso de medios aéreos tradicionales.